miércoles, 25 de marzo de 2015

CUADERNO DE MI PRIMER RALLY



  El V Rally Sierra de Guadarrama era mi primer rally, y llegábamos con muchas ganas, pero muy justos.
  
Mi objetivo para el rally era no penalizar y aprender a manejarme con los enlaces, perderme las menos veces posibles y aprender todo lo posible. 
  Cuando empezamos el rally estaba muy nervioso,  quería hacerlo lo mejor posible, y muestra de ello fue que se me olvidó ponerme el sotocasco en el primer tramo y por suerte me dio tiempo a poder ponérmelo.
  Mi primer tramo lo pase como un enano, y es cuando te das cuenta que no tiene nada que ver verlo desde fuera que desde dentro, dentro notas cada vez que da un latigazo como se va de atrás, la velocidad y se disfruta mucho. En este primer tramo me perdí un momento pero por suerte fueron solo 5 segundos y recuperé rápido el hilo.
  Al acabar el tramo pensando que daba tiempo nos quitamos los cascos y salimos para el siguiente tramo, y a medida que íbamos llegando yo veía que no daba casi tiempo y pensaba que no llegábamos a nuestra hora pero por suerte llegamos.
  El tramo de La Lancha igual lo pase genial y en este conseguí ya no perderme, pero cuando te das cuenta el tramo ya había acabado.
  En la Cruz de Hierro me paso poco más de lo mismo, se me paso demasiado rápido, solo que en este en la última curva nos pasamos un poco de frenada.
  
  Al llegar a la asistencia íbamos perfectamente sin ningún problema y felices, en esta ocasión para no ir apurados y con los nervios, como no había hora de salida de la asistencia salimos más de veinte minutos antes de nuestra hora recomendada de salida de asistencia, y con idea de echar gasolina en una gasolinera que había cerca de la asistencia, cuando llegamos nos quedamos con una cara de tontos, viendo que no había gasolina de 98, y lo peor de todo es que no éramos los únicos.
  Al comienzo del segundo tramo de Santa María nos empezó a llover cuando íbamos a salir para chasco, la bajada estaba súper delicada pero la salvamos bien y en la segunda parte del tramo mejoramos mucho y compensamos lo perdido en la primera parte del tramo, consiguiendo bajar nuestro tiempo un segundo.
  En el enlace hacia la Lancha para que no nos volviera a ocurrir, que nos quedáramos sin tiempo, no nos paramos a quitarnos los cascos, lo malo es que ahora la espera se nos hacía eterna.
  Esta pasada a La Lancha estaba súper delicada y llovía, y tuvimos una pequeña librada a comienzo de tramo pero lo salvamos bien y lo pasamos genial.
  Al llegar a la Cruz de Hierro, solo malas 
noticias,  antes de salir nos dijeron que había niebla y aceite a final de tramo, por lo que salimos con precaución y a medida que coronábamos se empezaba a ver niebla y cuando llegamos arriba no se veía ya nada, 10 metros de carretera poco más, pero era muy pequeña la zona donde nos encontramos la niebla, más adelante nos encontramos todo el aceite con el agua por lo que estaba súper delicado y para rematar todo esto se nos empañaba la luna, pero conseguimos acabar el tramo sin consecuencias.
  
  Esta vez también salimos pronto de la asistencia para que no nos pillara el toro, y afrontar con seguridad los últimos tramos y mis primeros tramos de noche.
  Al ser mi primer tramo de noche este de Santa María no lo disfruté todo lo que me hubiera gustado, pero pensé, no pasa nada todavía quedan dos.
  Cuando llegamos a la Lancha, ya nos dijeron que había niebla y aparte estaba súper delicada la carretera, y cuando llevábamos tres kilómetros otra vez la niebla y de noche, por lo que veíamos poco más de 5 metros sin exagerar, por lo que decidimos ir a conservar. Pero con la niebla lo pase muy mal porque no sabía muchas veces donde estaba sobre todo si eran curvas rápidas, e iba con el miedo de a ver si voy a cantar una izquierda 6 y es una 3 y nos la comemos por lo que encima iba inseguro, e iba sin fluidez cantando las notas, por lo que se me hizo el tramo interminable. A lo alto del puerto estuvimos a punto de meternos por un camino y todo. Al finalizar el tramo me dijo mi padre: "El tramo más difícil de mi vida". Y porque aún no habíamos visto lo que nos esperaba en la Cruz de Hierro…
  Fue salir y a las dos curvas ya estábamos con la niebla, y nos llevamos algún susto en algunas curvas enlazadas, entrando bien en la primera pero la segunda nos la comíamos, y para rematar la niebla a final de tramo estaba el aceite, por lo que fuimos parados, pero conseguimos acabar, por lo que no podía estar más feliz habiendo acabado mi primer rally y más según estaban los últimos tramos.
  Lo malo de los últimos tramos fue que no se disfrutaban, lo pasabas mal, pero he podido aprender mucho corriendo en esas condiciones, y la satisfacción de acabar tu primer rally es increíble y más con lo difícil que estaba, debido a que empleamos mucho tiempo en hacer el tramo el enlace llegamos justísimos.
  La mayor sorpresa me la llevé cuando estábamos cenando y miré la clasificación para ver como habíamos quedado y éramos terceros de clase, lo malo es que fue a consecuencia de unos accidentes de otros equipos.

 El último tramo de la Cruz de Hierro sobraba, para mí se debería haber neutralizado en las condiciones en las que estaba, y mi otra pega es que los enlaces había muy poco tiempo, no vendría mal cinco minutos más, porque si tienes algún problema que pinchas o algo penalizas. 
  Pero a pesar de todo, de la niebla, aceite o lo que fuera, ha sido una de las mejores experiencias de mi vida, una de las cosas que más me gustaron es el compañerismo que hay dentro de un rally.

  
  Estoy deseando volver a correr un rally!!!

                                                                                                                   Sergio Herráez

No hay comentarios:

Publicar un comentario